¡Cumplimos un mes!

Ha pasado ya un mes desde que lanzamos No Nacemos Víctimas, coincidiendo con la masiva movilización, éxito de portadas internacionales, de las manifestaciones del 8 de marzo en nuestro país. En este mes, hemos pensado que nuestro empeño porque se abra paso un feminismo liberal, que tenga en cuenta la libertad de todas las mujeres para fijarse las metas que quieran en sus vidas, está más que justificado. Y seguiremos. Porque:

  1. Queremos trasladar a las chicas más jóvenes que cada una de nosotras tiene la capacidad de elegir, bajo circunstancias más o menos difíciles, qué tipo de vida va a querer llevar, qué va a querer estudiar, en qué va a aspirar a trabajar, a qué valores le va a dar más importancia en su vida. También va a poder elegir con qué tipo de hombre quiere compartir su vida, si su deseo es vivir en pareja, y qué tipo de padre quiere para sus hijos, si su deseo es ser madre en pareja. Que ningún sistema patriarcal le empuja a elegir a un hombre que no la respete y que no tenga la misma visión de cómo vivir la vida, de cómo responsabilizarse de la familia, de cómo compaginar ambiciones profesiones y familia. Insistimos en lo pernicioso que es fomentar el victimismo entre las chicas más jóvenes, que tiren la toalla antes de empezar a luchar por lo que quieren.
  2. En este mes, la lucha de las mujeres iraníes ha proseguido. Creemos que sigue siendo importante que las españolas sepan que, en otras partes del mundo, la batalla por los derechos de las mujeres está en una fase muy anterior a la nuestra y que, en otros sitios, incluso se está retrocediendo, como ocurre en Turquía. En No Nacemos Víctimas tenemos una visión cosmopolita, internacionalista, del mundo y creemos que las luchas más importantes de las mujeres se deben dar en apoyo a las que están poniendo su vida en peligro en esos países.
  3. No todo es cuestión de dinero. Con motivo de las movilizaciones del 8 m, algunas representantes políticas dijeron que la reivindicación más importante era que se dotara la lucha por la igualdad de más dinero en los presupuestos, sobre todo para la Violencia de Género. Nosotras seguimos creyendo que los éxitos en esta materia no vienen determinados en exclusiva por el dinero, como se ha demostrado, por desgracia, con el asesinato de una mujer en Almería que, por dos veces, retiró las denuncias contra su agresor. Creemos, como dijimos en el manifiesto, que es muy necesario estudiar el perfil de las víctimas y de sus agresores, como de hecho ya está haciendo el Ministerio de Interior y evaluar todos los recursos económicos dedicados a este asunto en las distintas administraciones. Insistimos en que hace falta más ciencia y menos ideología.
  4. Dar una imagen sin distorsionar de la situación de las mujeres en España. Creemos que los medios de comunicación –el sector donde tuvo más éxito la huelga feminista—está proporcionando una realidad alterada de la situación de la mujer en España hasta el punto de que en una encuesta reciente en El Mundo las encuestadas decían que nuestro país era de los más machistas de Europa cuando, según las estadísticas de organismos internacionales, es de los mejores sitios para nacer mujer del mundo.
  5. Resaltar los logros de las mujeres. Dando por hecho que el feminismo liberal, a diferencia del radical, considera que las mujeres somos muy libres para tener distintas ambiciones, en No Nacemos Víctimas queremos resaltar los logros profesionales de muchas para demostrar que, hoy, en España, por ejemplo, las mujeres pueden llegar a dirigir los aeropuertos más importantes del país, la Agencia de Protección de datos o la Agencia de Seguridad Aérea.
  6. Aspirar a un mundo donde se deje de hablar de hombres y de mujeres y se hable de personas. De qué hacen, consiguen, cómo viven, sin que el género sea lo principal. Por eso, seguiremos presentes para expresar que no creemos en una Sororidad como tampoco en el Compadreo. Creemos en las personas en igualdad de oportunidades.
  7. Por supuesto que existe el machismo y lo denunciaremos cada vez que veamos actitudes que cada vez están más en desuso y que son más despreciadas por una sociedad, la española, que es de las que más ha cambiado en el mundo en los últimos 40 años.
  8. Resaltar el pensamiento líquido de esta sociedad:  Nos asombra la complejidad del mundo y este mes hemos sabido que el libro de Morder La Manzana, de Leticia Dolera, se está vendiendo muy bien con su denuncia del patriarcado pero, a la vez, hemos conocido el fenómeno literario de Megan Maxwell, autora de novelas eróticas que ha provocado que miles de lectoras se tatúen en su monte de Venus la leyenda “Pídeme lo que quieras“. El mundo es así de maravilloso en su diversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.